Puedo pensar en ella


Puedo pensar en ella



¡Ah!
me he quedado dormido,
no.
¡Bienvenida noche!,
es hora de escribir.
Una, dos tres, cuatro
paredes,
una mesa,
una silla,
un cuaderno y un lápiz,
¡suficiente!.
Quiero contarte algo a ti,
una vela enciendo.
Quiero contarte algo a ti,
otra vela enciendo.
Quiero hablarles de ella:
así
como ustedes
es luz,
así
como ustedes,
juntas de la mano
se toman,
su alma que habla
y su vida
que trasciende
no quedándose
encerrada en un
cuerpo,
cuerpo que puede
detenerse,
duerme,
y nos habla;
pues no basta
emitir palabras
para que esas palabras
puedan ser escuchadas.
Si hay dolor,
puedo pensar en ella
y adelantar una risa
al llanto.
Puedo pensar en ella
abrir mi alma
y amar,
pues existe el amor.
Puedo pensar en ella
y encender la vela
que me hace existir,
vivir.
Puedo pensar en ella
y encontrar
una gran diferencia
con ustedes,
que ella no se apaga,
es por eso
que quiero hablarles
de ella
de Julia,
de mi madre.

© alex molina..
San josé, 1996

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada